24/3/15

ANÁLISIS DE BIOSHOCK INFINITE PARA XBOX 360

Recientemente me he adentrado en el mundo de los "Bioshock".
Quizá no en su orden lógico de lanzamiento: 1, 2 e Infinite. 
Sin embargo, se me presentó la ocasión de jugar a este último y desde que lo probé como curiosidad no he podido soltar el mando... y ahora quiero compartir con vosotros mi Análisis de Bioshock Infinite para Xbox 360 (por ser la plataforma donde he jugado)





Lo mejor en mi opinión es la ambientación y el universo metafórico en el que nos vemos inmersos.

Esa ciudad en las nubes, es supuestamente el lugar idílico en el que a todos nos gustaría vivir, donde todo son caras felices, colores...

Ese mensaje patriota inculcado aparentemente en sus lugareños, me recuerda lo que hasta la fecha podemos encontrar en los USA, que es de lo más clasista.




A pesar del despliegue visual y musical, algo nos hace sospechar desde el primer momento que debe haber gato encerrado detrás de tanta hipocresía, por lo que desde un principio somos conscientes y compartimos esa sensación de perfección sospechosa.


Para coronar la experiencia, continuamente escucharemos y leeremos frases de lo más extrañas, reflexivas y profundas, reiterando la complejidad ideológica y psicológica de este videojuego, que engloba temas generales como: religión, política, sociedad... 

También temas existenciales y abstractos: los recuerdos, la culpa, el racismo, el síndrome de Estocolmo, la coexistencia de universos paralelos...

Enunciados que te harán pensar mientras juegas; a veces por lo esclarecedores que son y otros por lo aparentemente confusos. De una u otra manera, te recomiendo estar muy atento a cada información que recibas audiovisualmente. 

En este aspecto, me recuerda mucho al videojuego que ya analicé: Alice Madness Returns...

Por otro lado, la recolección de grabaciones, como ocurre en el mencionado Alice, pero también en: Batman Arkham Asylum y Evil Within... (todos ellos videojuegos directamente relacionados con un aspecto psicológica)

Sin embargo, en Bioshock Infinite, recopilarlo resulta especialmente útil para la comprensión de la propia trama.
Además, lo mejor es escucharlos según los vas encontrando, pues a veces hablan sobre las propias cinemáticas que acabamos de visualizar.

El modo de juego es un shooter ameno, pues las personas que no estamos habituadas a este género nos podemos adaptar bastante bien.
Me he sentido bastante cómoda con las armas disponibles, la cantidad de munición, el tema de las sales para las armas biológicas especiales...

Te recomiendo elegir sabiamente los dos tipos de armas que transportarás contigo, así como las mejoras de las mismas.

Me gustó el hecho de poder moverme por la ciudad mediante raíles al estilo de montaña rusa de parque de atracciones. 
De hecho, tendremos que emplear este método de desplazamiento para enfrentarnos a enemigos por el camino, disparando mientras nos trasladamos frenéticamente.
Supongo que los que hayáis probado el Sunset Overdrive me entenderéis, (aunque este juego es previo al mencionado).


Fue de gran ayuda el tema de la flecha indicadora de la dirección adecuada, sobre todo si eres de esas personas que, al igual que yo, tienden a perderse en espacios desconocidos tanto en la vida real como en los videojuegos.

El ritmo al que se desarrolla tanto la historia como la acción es bastante lineal a lo largo de toda la partida y tiene pocos picos o giros inesperados.

Prácticamente no puedes descubrir nada al respecto de los hechos hasta la escena final del juego. Solo puedes limitarte a hacer suposiciones, haciendo caso a tu intuición.



Los requerimientos como videojugador crecen repentina y descomunalmente a lo largo del episodio final, donde se te exigen habilidades muy superiores en comparación con el resto de tiempo jugado, sea cual sea la dificultad elegida. 
Desmesurado y brusco cambio de nivel, a mi parecer...


Gráfica y visualmente en la media, Bioshock Infinite no es perfecto ni pretende serlo. 
Para mí, la calidad es adecuada al tipo de juego y no me he topado con bugs que ralenticen o deterioren la experiencia de juego, así que estoy plenamente satisfecha.

A lo largo del juego se nos da la oportunidad de efectuar falsas elecciones, ya que hagamos lo que hagamos, el resultado será el mismo y no va a afectar para nada en el desarrollo de los acontecimientos.

La carga psicológica máxima se desarrolla en el final.
Tanto, que opino que es necesario verla un par de veces para sacar en claro bastantes conclusiones, así como emplear un rato después de finalizar el juego para contrastar opiniones con otras personas y leer unas cuantas reseñas, análisis y reflexiones más esclarecedores aun:





Un videojuego de los que hacen pensar, totalmente recomendable a pesar de una mecánica repetitiva, pues la historia lo merece y es digna de película.

Espero que os haya gustado mi análisis de Bioshock Infinite para Xbox 360.


*Aviso:
Mi blog no tiene contenido publicitario ni con fines comerciales, sino meramente informativos. Me dedico a compartir experiencias derivadas del uso de varios productos y cada usuario es libre de decidir si utiliza o no cualquier producto bajo su propia responsabilidad.







1 comentario: