2/12/14

MI EXPERIENCIA CON EL POSICIONAMIENTO SEO Y LA CREACIÓN DE CONTENIDOS

Reconozco que empecé a interesarme por el tema gracias a Infojobs y sus múltiples ofertas de empleo en las cuales un requisito indispensable era: 
Tener conocimientos de SEO y SEM.






Una cosa llevó a la otra y me animé a empezar el Máster a distancia de Marketing Digital y Community Manager, otra cosa que también está muy de moda últimamente.

Gracias a eso, pude empezar las prácticas en una empresa dedicada a esta actividad y por fin dedicarme a una actividad dentro del sector de mi formación.

Recuerdo como el primer día todo sonaba a chino a pesar de haber leído al respecto mil veces.
Los términos no parecían concordar entre sí, ni tener ningún sentido hasta que me introduje poco a poco en el contexto, y con la práctica, que es como debería aprenderse a hacer las cosas.

Además, entre una de mis labores estaba la de crear contenidos para páginas webs clientes, y me asignaron aquellas en las que realmente he tenido un montón de cosas que aportar.

Los conocimientos están siempre ahí. A veces no somos conscientes de ello pero solo hace falta pararse a pensar un poco y las palabras van surgiendo solas, una detrás de otra, fijándose en forma de frases y párrafos con sentido.

He escrito sobre: peluquería, fotografía, salud... al mismo tiempo aumentando mis conocimientos en las materias, ya que un buen profesional no se limita a lo que ya sabe sino que va más allá, investiga, se documenta y por supuesto, sigue actualizándose constantemente.


Dedicarte a lo que te gusta siempre es motivador, o eso me ha gustado siempre pensar. La verdad es que lo ha sido, y mucho, aunque debo ampliar esta idea añadiendo que resulta motivador siempre que exista un mérito reconocido.

No sé si seré yo, pero me resulta imposible desprenderme de ese sentimiento de orgullo cuando terminas un trabajo bien hecho, en mi caso después de que las palabras hayan estado fluyendo solas en forma de golpes de teclado, y terminan dando lugar a un texto elaborado en el que has intentado exponer de forma estética pero precisa, aquello que se te ocurrió que podía ser interesante. 
(Siempre y cuando Google también así lo considere para poder contar con el visto bueno de tu superior).

Si bien, al principio me resultó complicado entender por qué es muy diferente escribir prácticamente para mi misma, como lo hago en este blog personal, que escribir para los buscadores.

Eso sí, nunca llegué a acostumbrarme a eso de tener que firmar mis artículos con otro nombre que no era el mío, (porque eso existe, siempre existió y seguirá existiendo...)

Creo que el ejemplo más parecido que encuentro para esto es cuando seleccionan a un cantante para grabar un disco, y éste que lleva toda la vida dedicándose a la música por libre. 
Te crees que vas a poder hacer lo que quieres, pero la industria discográfica te chafa el plan, volviéndote comercial y poniendo trabas a tus creaciones.

Me sentía un poco rara escribiendo titulares tan pobres desde el punto de vista creativo y también me ponía en el lugar del lector al repetir tantas veces las mismas palabras y expresiones claves... y no podría evitar pensar lo siguiente: Yo no tomaría en serio a alguien que escribe algo tan cutre y trata a sus lectores como si fuesen retrasados.

Sin embargo, priorizar el posicionamiento frente al contenido es un hecho, y conocer este dato me ha convencido de que: el trabajo sigue siendo trabajo y el ocio, ocio.
Todo ello ha conllevado que en mi blog personal sea aun más exigente conmigo misma en cuanto a creatividad y pase por alto el tema del posicionamiento, mientras que en el trabajo me he adaptado a las normas cuadriculadas que rigen la creación de contenidos para los buscadores.

¿Muere la ilusión?
Solo en parte. Visto desde el punto de vista objetivo, puedes contar dos versiones de un mismo proyecto, siendo capaz de ofrecer dos visiones diferentes para una misma información: una más práctica y otra más abstracta y personal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario